4/11/2011

La sombra del pasado... XI

     Capitulo... XI


Al día siguiente viajo a Alemania, para hablar con su novia. Y aunque no le dio muchas explicaciones termino definitivamente la relación, solo le dijo que era mejor para las dos. Después viajo a Paris donde había quedado con una decoradora de hoteles, porque tenía pensado en renovar la decoración del Hotel.
Al día siguiente se fue a un congreso de hotelería y turismo, que duro dos días. Su vida estaba llena de compromisos, pero aun a si no dejaba de pensar en Vivian. Por momentos su mente viajaba a donde Vivian de seguro se estaba casando.
Sabía que ella también tenía que ya buscarse a alguien. A alguien con quien al menos se sintiera bien a su lado, alguien que le diera la esperanza de poder ser feliz. Pero ahora ella no estaba segura de poder dar felicidad a alguien.
Cuando regreso a Roma, se dedico de nuevo 100% al hotel. No visitaba ni a María, ni a Karina, en sí a nadie. No quería saber nada de la boda de Vivian, no quería que le doliera cuando le contaran los detalles de la boda. Además pensó que Vivian estaría de Luna de miel.
Pero la vida tenía que seguir, tanto Ángela como Vivian también tenían que vivirla.
Aunque tuviera que ser cada una por su lado. Ángela vivía los días tristes salía casi de madrugada del hotel, y manejaba hasta la cabaña, escuchaba todo tipo de música que le hacían pensar en Vivian, pero no se atrevía ni a ir al Club, ni preguntar por ella a sus amigas.
Era cobarde siempre lo fue, se le hacía fácil pensar las cosas pero muy difícil hacerlas.
Llegaba a la cabaña se bañaba y se acostaba a dormir…
…Tenía que ser las compras, no tenía ya nada en el refrigerador. A provecharía para comprarse algo de ropa, empezaba ya el calor.
Después de entrar a varias tiendas y encontrar ropa a su gusto, fue al súper a recoger los comestibles. Estaba algo cansada para ir de nuevo a la cabaña, así que pensó en llevárselos a su casa y guardarlos en la nevera. Pero antes comería algo, pasó por el restaurante de Gustavo, el mismo que la saludo y la atendió personalmente.
-Vamos tráeme lo de siempre Gustavo
-ok, lo que mande la princesa.
La melodía “Inmortal” se oía a lo lejos. Ángela cerró los ojos para sentirla un poco más.
No cavia duda que últimamente se estaba volviendo muy melancólica.
-¿Puedo sentarme a tu lado? –Una voz hizo que abriera los ojos, y el corazón casi se le paraliza al ver a Vivian paraba junto a ella.
-Ah, ah… No sé, yo. –No podía ni hablar de la impresión.
-¿No sabes? O ¿Vienes con alguien?
-No, estoy sola. Le dijo Ángela demasiado tarde porque Vivian ya se había sentado en la mesa con ella.
-¿Cómo has estado Ángela? –Preguntaba Vivian con un nerviosismo muy notable.
-Yo, he estado bien. Contesto, agachando un poco la cabeza cuando Gustavo se acerco a ellas con la orden de ella.
-¡Hola Vivian! ¿Te sirvo algo? Preguntaba Gustavo, después de saludarla con un beso en la mejilla.
-Oh, tráeme lo mismo de Ángela, se ve apetecible.
-Ok, ahora te lo traigo.
-Gracias Gustavo.
-¿No piensas decir nada Ángela?-Le preguntaba Vivian al ver que Ángela se quedo muda por varios minutos.
-No, no tengo nada que decir Vivian.
-Ah. Ya veo. ¿Cómo esta todo con el hotel? ¿Con tus primos? ¿Co, con tu novia? –Le preguntaba Vivian.
Gustavo llego de nuevo con la orden de Vivian y después de cruzar algunas palabras con las dos, les deseo provechó y las volvió a dejar solas.
-¿Estas enojada conmigo Ángela? ¿O algo parecido?
Ángela movió la cabeza en señal de que no. Y se dispuso a comer, quería ocupar la boca en algo, no quería preguntarle a Vivian por su boda, y buscaba por algún lado a la diva pero no la veía.
-¡No vas a encontrar a quien buscas Ángela!. Le decía Vivian al ver que Ángela buscaba a alguien con la mirada.
-No estoy buscando nadie.
-Bueno yo solo te lo digo. Porque vengo sola y estoy sola.
-¿Cómo que sola? ¿Y tú esposa? –Pregunto sin pensar Ángela.
Vivian la miro fijamente a los ojos unos instantes.
-No hay esposa Ángela, porque no me case.
-¿Qué? ¿Cómo que no te casaste? ¿Estás de broma Vivian?
-No Ángela no es broma. No me case.
-¿Pero cómo que no? Disculpa es que esto está fuera de mí entendimiento.
-El día que te fuiste termine con ella. Me di cuenta que al casarme con ella iba a cometerme el mismo error que cometí con Julia. Porque no la amaba.
-Ah. Y yo de estúpida creyéndote casada. –Dijo Ángela con voz baja, que Vivian no escucho lo que dijo.
-¿Qué has dicho Ángela?
-Nada Vivian, sabes me tengo que ir.
-No Ángela, por favor no te vayas quiero hablar contigo.
-¿Hablar conmigo? O ¿Burlarte de mí, más de lo que ya lo has hecho?
-No digas eso Ángela, yo jamás me burle de ti.
-Como sea Vivian, ya eso no me importa, tengo que ir a trabajar.
-¿Vas al hotel? Yo voy contigo. Por favor déjame explicarte las cosas Ángela.
-No… Por favor Vivian déjame ya en paz, ya me has hecho mucho daño. Creo que ya basta. Ok.
Ángela se levanto, camino a donde estaba Gustavo que la abrazo y la llevo para la cocina, Ángela no quería llorar, pero no pudo controlarse y lo hiso.
Le dolía el alma. No podía pensar claro. Vio el reloj recordó que tenía una cita con la decoradora que venía de Paris, se levanto del banquillo donde Gustavo la había sentado, le dio la tarjeta para que le cobrara la comida.
-No seas tontita Ángela, tú sabes que cuando se trata de ti todo corre por mi cuenta. Además no te puedes ir así, yo te acompaño.
-No te preocupes Gustavo, estoy muy bien. Además no estoy muy contenta con ustedes, dizque mis amigos y no me dijeron que esa traidora no se había casado.
-Ángela entiéndelo, ella…
-Olvídalo Gustavo no quiero saber más de nada. Además tengo que ir tengo una cita muy importante de trabajo y no lo puedo dejar pasar por tonterías. Adiós.
Ángela salió del restaurante por la parte de atrás, no quería toparse con Vivian…
…Agradeció que la decoradora entendiera lo que ella quería para el hotel.
Después de terminar la junta con la decoradora se fue a la cabaña, apago su celular ya que Vivian no paraba de llamarla.
Al llegar a la cabaña tomo una botella de whisky, una copa, una manta, su ipod, y salió de la cabaña. Tendió la manta en el césped y se sentó en ella, se sirvió whisky, prendió su ipod se lo acomodó, se tomo la copa de whisky en dos tragos, y con la música al oído siguió tomando sin parar. Quería olvidarse de todo, prendió un cigarrillo, el humo le lastimaba los ojos tanto que le provocaba llorar.
Pasaron las horas y Ángela seguía aun sentada sobre la manta que estaba tumbada en el césped, la botella iba a más de la mitad.
Le dolía pensar que solo tenía dos caminos, uno buscar a Vivian y pedirle que vuelva con ella, esperando que algún día lo de ellas funcionara. O dejar a Vivian para siempre, pero esta vez debería de ser ya para siempre. Pero jamás sabría si lo de ellas hubiera podido funcionado.
Pasó dos días en cerrada en la cabaña, atendía los pendientes por teléfono. No tenía ganas de hacer nada, llamo a sus primos para decirles que no iría a Londres como habían quedado días atrás para celebrar su cumpleaños 25. El tercer día era sábado, aunque paso todo el día acostada en el sofá comiendo helado.
-¡Vas a acabar con unas libras de más Ángela! –Se decía mientras iba por el segundo helado.
Ya al llegar la noche se metió a bañar, se arreglo de lo mejor que pudo, aunque estaba algo pálida, con un poco de maquillaje se vio hermosa, se puso una falda negra que estaba arriba de la rodillas, una blusa abotonada rosa claro, unos botines negros. Se aliso el cabello. Tomo las llaves de su carro y se fue.
Dio de nuevo varias vueltas por Roma, hasta que se decidio llegar a la casa de Vivian. Estuvo afuera por varios minutos primero de que se decidiera tocar,
Pero lo hiso, le abrió el mayordomo que recordó que lo conocía, después de saludarlo le pregunto por Vivian.
- Vivian se ha ido al club. ¿Pero si desea le llamo y le aviso que usted está aquí?
-Ah, no se preocupe, yo le busco después. Gracias. Le dijo Ángela, que se subió al carro.
Era lógico que estuviera en el Club. Ya eran las 9:00. Pero Ángela pensaba que tal vez tendría fiesta por su cumpleaños.
Paso por el centro, agradeció que aun las joyerías estuvieran abiertas… Le llamo a María para asegurarse de que Vivian estuviera en el Club, María le dijo que sí, que estaba en la oficina haciendo unos pedidos.
En menos de una hora Ángela estaba entrando al Club, se dirigió a la barra donde estaba María y Fabby.
-¿Dónde está Vivian?
-En su oficina. ¿Quieres que le llame? –Le dijo María, un poco triste, tal vez Gustavo ya le había contado que Ángela estaba enojada con todos por ocultarle que Vivian no se había casado.
-No te preocupes María yo paso a su oficina. Gracias.
Mientras caminaba a la oficina le temblaban las piernas, pero tenía que hacerlo, tenía que hablar con ella.
Cuando llego a la oficina estaba abierta, y Vivian estaba como siempre entretenida en sus cosas. Eso era algo que también amaba de ella, que cuando se trataba de trabajo era muy concentrada y eso mismo tenía Ángela, tal vez por eso ya no podía vivir sin ella, porque eran tan iguales, como tan diferentes.
Vivian levanto la cabeza mirando hacia la puerta cuando Ángela toco.
-¿Puedo pasar?
-¡Claro que si Ángela! Adelante, no tienes porque pedir permiso para entrar.-Le decía Vivian levantándose para saludarla.
-Gracias Vivian. He venido a… ¿Bueno no sé si sea el lugar correcto para hablar? –Le preguntaba nerviosa.
-¿Qué lugar sería mejor que este donde te vi por primera vez? Pero si no te parece perfecto para hablar vamos a donde tú quieras. –Dijo Vivian.
-Tienes razón Vivian. Es perfecto para decirte que TE AMO VIVIAN, te amo más que a nada en el mundo. Pero antes de nada quiero hablar contigo seriamente.-Le dijo Ángela.
-Yo también TE AMO ÁNGELA, como nunca pensé amar a alguien. Y hare todo lo que sea para demostrártelo.
-Solo quiero que me ames sin mentiras, que seas sincera conmigo no importa lo que sea. –Vivian agacho un poco la cabeza, pero Ángela se la levanto acariciándose con ternura.-Vivian, Amor yo te amo con el alma, y sé que podría llegar a amar tus mentiras, pero eso me perdería para siempre. Por eso prefiero que me digas siempre las frías verdades.
-Ángela perdóname si alguna vez te falle, si no supe demostrarte lo que significabas para mí. Eres tan joven que es difícil pensar que sentirás algo por mí. Tenía miedo a amarte como ahora te amo, y a perderte como pensé que ya lo había hecho.
-Pero yo jamás pensé en la edad, eso a mí me tiene sin cuidado, yo te amo a ti, y quiero estar contigo siempre. Además aquí la de la experiencia eres tú, y me muero de celos pensar en todas las que has querido primero de mí.
-No te preocupes por eso tontita tu eres a la única que he amado y amo con las fuerzas de mi alma. ¿Pero qué me dices de Alexa? A ella sí que la amaste y vaya a saber si más que a mí. ¿?... –Decía Vivian, mirándola directamente esperando su respuesta.
-Si la ame, no sé si más o menos que a ti. Lo único que sé es que hoy no podre vivir si te pierdo de nuevo.- Dijo Ángela dándole un beso en la mejilla, pero después se besaron en los labios. A si estuvieron besándose por varios minutos, después se pararon sus labios sabían que si seguían besándose terminarían haciendo el amor en la oficina, y eso Ángela no lo deseaba al menos no de ese modo. Y al parecer Vivian quiera lo mismo que Ángela.
-¿Quieres ir a cenar o a otro lugar cariño? –Preguntaba Vivian.
-No, yo estoy bien Vivian. Si necesitas terminar con lo que estabas haciendo yo te espero.-Dijo Ángela dándole otro beso en los labios.
-¿Segura? No quiero que te enojes después conmigo. Es un pedido que necesito mandar mañana a primera hora. Pero si te molesta lo dejo.
-No me molesta Amor. Al contrario me siento tan feliz de tener una mujer tan trabajadora a mi lado.
Con la ayuda de Ángela acabaron rápido el pedido. Después salieron a la barra, cuando ya estaba cerrado el Club, se quedaron a hacer la caja.
-Ángela quiero que sepas algo- Le dijo Vivian.
-Dime Vivian.
-El último día que nos vimos aquí en el Club, yo te fui a buscar esa noche a tu casa, pero no te encontré. Después al día siguiente volví a tu casa y no estabas, fui al hotel y me dijeron que te habías ido a Alemania, a si que pensé que te habías ido a ver a tu novia.
-Bueno esa noche me fui a la cabaña que tengo afueras de Roma, y si al día siguiente me fui a Alemania, pero a terminar con ella, después fui a París porque tenía que ver a la decoradora que me está ayudando con la decoración del hotel, y ya después me fui al congreso de hotelería y turismo. No volví después de una semana creo.
-Lamento el mal entendido. Además yo les pedí a Gustavo y a las chicas que no te digieran que no me había casado, porque yo te lo quería decir. Siento el mal entendido, no quiero que te enojes con ellos por favor.
-No te preocupes yo hablare con ellos. Además no podría enojarme con ellos, son lo mejor que tengo en la vida… Bueno ahora después de ti.-Le dijo Ángela dándole un beso.
-¿Bueno y que quiere el Amor de mi vida que hagamos para celebrar nuestro cumpleaños? Aunque ya ha terminado nuestro día.
-Pues que te parece si hacemos mañana una fiesta y invitamos a todos para dar a conocer nuestro noviazgo.
-¿Enserio? Eso me parece fabuloso. ¿Dónde quieres? ¿Mi casa o la tuya bebe?
-Yo tenía pensado que la hagamos en una cabaña que tengo afuera de Roma.
-¿Hablas de la cabaña que le compraste a tu ex? –Le preguntaba Vivian algo celosa.
-Jajaja… ¿Estas celosa? Preguntaba Ángela dándole un beso. –Vamos Cariño, no tienes por qué estarlo, yo jamás compre esa cabaña para mi ex. La compre para mí, porque me trae recuerdos de cuando era niña.
-Voy a confiar en ti porque te amo… A demás me parece perfecta tu idea.-Le dijo Vivian.
Cuando por fin acabaron de hacer el corte de caja, se fueron cada quien para su casa, tal vez parecía ilógico que hicieran eso, pero querían hacer esta vez todo bien. Aunque se morían de ganas de estar toda la noche juntas. Tenían un poco de miedo que al día siguiente todo acabara como siempre; enojadas.


La sombra del pasado... X


                  Capitulo X

Al día siguiente Ángela volvió al Hotel... Cuando pregunto por la diva, le dijeron que anoche mismo había dejado el Hotel...
¡Tal vez se fue a la casa de Vivian!... Pensó Ángela...
Paso todo el día en el Hotel, entre problemas y contradicciones de los huéspedes y aunque se le fue el día rápido termino cansada.
Ya a las 8:00 pm iba llegando a casa de María tenía ganas de hablar con ella, pero después de lo que ella le conto se arrepintió de a ver ido a verla.
Al llegar a su casa no podía reconciliar el sueño, porque pensaba en lo que María le había dicho sobre Vivian.
Según María, Vivian viajaría con su novia a América, ya que la diva era Mexicana, y haya se casarían… Pero mañana tendrían una despedida para ella en el Romantic Club.
-¡Pero si aun la amas, puedes hablar con ella e impedir que se case!- Le digo María.
-¿Cómo crees que voy a hacer eso María? Lo nuestro ya se acabo para siempre desde hace dos años.
-Ah, entonces vamos a la fiesta… Nos divertiremos ya verás.
-No, yo tengo mucho que hacer aquí en Roma. ¿Además que voy a hacer yo ahí? No estoy invitada.
-Pero Ángela eso es lo de menos.
-No insistas María, yo no tengo nada que hacer en América, además en estos días necesitó viajar a Alemania… Es mejor que me vaya es tarde y tengo cosas que hacer todavía.
 Y salió como pudo de casa de María y ahora estaba más confusa que nada.
Cuando por fin logro dormirse ya era casi de mañana, a si que no tenía ganas de ir al Hotel. Hizo algunas llamadas para darles varias órdenes a sus empleados. Y se volvió a quedar dormida.
Ya pasada la tarde, bajo a la cocina las tripas le gruñían, se hizo cualquier cosa de comer. Después subió a su recamara y se recostó en la cama, vio que eran las 7:40 p.m, tenía que ir a darse una vuelta al Hotel, para saber cómo estaban las cosas por allá.
Se levanto y se metió a bañar.
Se vistió con un pantalón kaki apretado a sus caderas, zapatos de tacón negros, y una blusa azul de botones, no era lo más elegante que podría vestirse, pero esa noche no estaba de bueno humor ni para elegir un buen vestuario. Se puso poco maquillaje, y peino su cabello ahora rizado.
Tomo su bolso y salió de su casa rumbo al Hotel, pero en el camino se arrepintió y dio vuelta para ir al Romantic Club.
En menos de una hora ya estaba entrando en el Club, se fue directo a la barra, quería ver de cerca a Vivian, quería demostrarle al mundo y a ella misma que no le importaba que Vivian se casara con otra.
Pero al llegar a la barra y ver ahí a Vivian atendiendo con María y Fabby, su corazón volvió a palpitar a mil por hora, sintió el mismo nerviosismo que sintió cuando la vio en el Hotel.
-¡Vamos Ángela, tienes que controlarte! ¡Pasa de ella! ¡No puedes seguir a si mujer! –Se decía Ángela, al ver que Vivian se acercaba a ella.
Saco un cigarro, pero antes de poder encenderlo, Vivian ya estaba ofreciéndole lumbre.
-Gracias. -Decía Ángela.
-¡De nada Ángela! ¡Qué sorpresa verte por aquí!- Decía Vivian algo sorprendida.
-Ah, pues un pajarito me ha dicho que hoy seria tu despedida así que pensé en venir a unirme a las que te desean lo mejor en tu matrimonió. –Ángela le decía con un temblor en el cuerpo. Y sintiendo un miedo terrible, al decir la palabra matrimonio.
-¿Estás segura que me deseas un feliz matrimonio Ángela? Preguntaba Vivian, acercándose tanto a ella que Ángela podía sentir su respiración en su oreja.
-¿Y qué haces atendiendo? ¡Deberías estar disfrutando tu despedida! –Contesto Ángela, haciéndose la loca, para no contestar la pregunta hecha por Vivian.
-Tengo que trabajar. ¡Casarse cuesta caro! ¿Piensas ir a América a mi boda Ángela?-Preguntaba Vivian, acariciando la mano de Ángela.
Ángela por un momento miro a Vivian a los ojos, y después dirigió la mirada a donde la mano de Vivian la acariciaba.
Y contesto –No Vivian. Además no es justo para las dos que yo este ese día ahí.
-Lo entiendo Ángela, y no te quiero obligar… Gracias como sea por venir hoy a mi despedida. ¿Quieres un whisky?
-Sí, gracias. ¿Cuándo te vas a América? Digo, porque quisiera invitarte a cenar… ¡Te debó una cena! –Preguntaba Vivian tomando el whisky que Vivian le daba.
-En dos días Ángela… Así que tienes tiempo para darme la cena, el baile, el beso, y no le sigo porque estoy a días de ahorcarme. –Decía Vivian, con una sonrisa que a Ángela la desvanecía.
¿Qué tenía esa mujer que hacía a Ángela perder el sentido de todo?
-Pues el baile puedo pagártelo hoy, si deseas. Proponía Ángela pareciendo un poco coqueta.
-¡Vale, dame unos minutos! –Dijo Vivian, se quito en pequeño mandil, camino hacia donde estaba María, que al parecer le dijo algo ya que María voltio a ver a Ángela.
Ángela le pidió un whisky doble a Fabby y se lo tomo de un trago, ¿Qué hice? Se preguntaba. Se lo que sea no es tiempo de rajarme. –Se volvía a decir, al ver que Vivian se acercaba a ella, extendiéndole la mano para llevarla a la pista de baile.
Cuando llegaron a la pista, empezó la misma canción, que bailaron por primera vez en el otro antro años atrás… “KUMBALA”
Ángela de nuevo cerró los ojos, y se dejo llevar pero esta vez por Vivian, estaban tan cerca que podían respirar su aliento. El perfume favorito de Ángela era el que tenía el cuerpo de Vivian, y otra vez podía olerlo, sentirlo. Ángela sentía como Vivian movía las caderas al compás de la música.
Se le habían venido miles de ideas a la cabeza a Ángela. Deseaba estar esa noche con Vivian, más que ninguna noche. ¿Será porque está a punto de ser prohibida para mí? Se preguntaba Ángela, mientras Vivian, la miraba directamente a los ojos.
Desea besar esos labios rojos y carnosos. Pensaba que estos dos años vividos lejos de Vivian no habían servido de nada, porque hoy estaba igual de enamorada de ella que hace dos años, y la deseaba sabiendo que estaba a días de que ella se casara.
Cuando por fin termino la canción Ángela no supo si maldecir o dar gracias. Camino de nuevo a la barra, junto con Vivian que la llevaba abrazada de la cintura. Y aunque las chicas que las conocían las miraban, esta vez no les importo a ninguna de las dos.
Se sentaron junto a la barra, Vivian ordeno dos whiskys,
-Ángela, gracias por el baile.
-De nada Vivian… Además te lo debía. Y quiero saldar todas las deudas que tenga contigo. –Decía Ángela encendiéndole el cigarro a Vivian.
-Huy. ¿Segura? ¡¿Porque son muchas, que no creo que termines en lo que queda de esta noche?! –Vivian le decía, acariciándole la mejilla.
-Jajaja, Pues tú dime por donde empezamos, porque yo no llevo prisa, nadie me espera en casa, así que si no termino esta noche me quedan dos días más primero de que te vayas. –Dijo Ángela, volteando a ver a la pista, ya que las bailarinas que habían contratado para bailarle a Vivian estaban saliendo a la pista, y el DJ, estaba llamando a Vivian.
-Yo tampoco tengo prisa Ángela. Necesito ir a la pista. ¿Vienes conmigo o me esperas aquí?-Le preguntaba Vivian, antes de ir a la pista.
-No, ve tu Vivian. Yo desde aquí veo el show. –Dijo Ángela, que se quedo viendo a Vivian, hasta que se metió entre las chicas que la esperaban…
¿Estará mal lo que estoy haciendo? Se preguntaba Ángela encendiendo un cigarrillo.
-Tal vez sí, pero necesito estar a su lado aunque sea por última vez. Se decía Ángela, mientras veía a la pista donde estaba la chica que le bailaba muy de cerca a Vivian.
Algo dentro de ella le dijo que sería mejor que saliera de ahí. Vivian estaba por casarse y ella estaba por ir a Alemania a traer a su novia.
¡Vamos, si me voy a arrepentir que sea de algo bueno! –Se decía mientras se levantaba y caminaba hacia la pista donde se sentó para ver más de cerca el show.
Al cabo de unos minutos Vivian se acerco y se sentó con ella.
Se quedaron las dos viéndose por unos segundos.
-¿Celosa? Preguntaba Vivian, a Ángela.
-No, ¿Por qué he de estarlo? ¡Yo puedo bailarte a si o mejor!
-¿Enserio? Mira que estoy por tomarte la palabra, solo no quiero que después te eches para atrás.- Decía Vivian tomándola de la mano.
-¿Creo que no nos haría daño regalarnos la última noche? ¿Oh si? – Ángela por fin se atrevió a decírselo, pero pareció que a Vivian esa propuesta le causo gracia. Ya que se rio.
-¿Estás segura de lo que me estas proponiendo? -Preguntaba Vivian, acercándose a ella tanto que pudo rosarle un poco los labios.
-Sí, estoy más segura que nada. Y tal vez mañana me arrepienta pero eso es lo menos que me importa hoy. –Ángela agacho un poco la mirada, cuando vio que Vivian la miraba sorprendida.
“¡Bueno, pero es que sois más aventada hoy! ” -Se decía Ángela a sí misma. Pero bueno tenía que aprender algo de los años vividos.”
-¡Yo también deseo estar contigo! Y como has dicho tu, ya mañana que importa. ¿Nos vamos ahora?
-¿Sí a si lo quieres? –Ángela le dijo antes de que Vivian se levantara de la mesa.
-Wow, me encanta la idea, voy a dar algunas instrucciones, y ahora regreso.
-Ok. ¿Te espero afuera en el carro?-
-Está bien, te veo ahí en unos minutos.
Pero parecía que las dos no tenían suerte, ya que antes de que las dos dieran un paso más iba llegando a la barra “La diva” Las dos voltearon a verse, por un segundó se quedaron sin palabras.
-¡Ángela, pensé que ella estaba en México!. –Decía Vivian al verla cara de desilusión de Ángela.
Ángela rio un poco, pensando en lo que estaba a punto de hacer. Y en un segundo se le vino toda la realidad a su cabeza. Vivian estaba comprometida y ella tenía novia.
-No te preocupes Vivian… Es mejor que vayas a atenderla creo que te está buscando. –Dijo Ángela al ver que La diva, buscaba a alguien con la mirada.
-Ángela en verdad deseaba pasar esta noche contigo. Espérame en el carro yo arreglo esto y me voy contigo.
-No Vivian, lo que íbamos a hacer no está bien, y tú lo sabes además yo… Ángela no termino la frase cuando sintió que el celular le zumbaba, lo saco y le enseño a Vivian que la llamaban… Yo he regresado ya con mi novia, Vivian. Y en dos días vuelo a Alemania por ella.
-Ok Ángela… Pues nada si te quieres ir yo no te debo retener, pero prométeme que tendrás cuidado Cariño y trataras de ser feliz. –Le dijo Vivian, al ver en la pantalla del celular la foto de la persona que le llamaba.
En segundos La diva llego y abrazo a Vivian dándole un beso en la boca.
-Hola, Ángela…
-Hola… Bueno yo estaba por irme. Les deseo una linda boda y lo mejor.
-Gracias- le dijeron las dos.
Ángela salió del antro.
Manejo por horas, dio varias vueltas sin rumbo hasta que llego al colegio donde estuvo internada y se quedo observándolo por varios minutos después se fue a la cabaña que había comprado meses atrás que estaba a pocas millas del colegio.
Cuando Ángela decidio comprarla se rego el chisme que la había adquirido para dársela a su novia, pero eso no era así. Al menos para Ángela esa cabaña tenía otra historia. Era donde ella y sus amigas siempre iban cuando se escapaban del colegio.
Era un lugar hermoso, tenía una laguna hermosa donde se podía reflejar la luna llena, la cabaña olía a madera de caoba, los pinos hacían sonidos con el pasar del viento. A Ángela siempre le gusto esa cabaña, y cuando vio la oportunidad de adquirirla lo hizo sin dudarlo.
Entro a la cabaña y saco un whisky, una copa y salió, se sentó a lado de la laguna, en el pequeño puente, y mientras se servía un whisky recordaba esos días cuando brincaba del puente al lago, los días que se enfiestaba con sus amigos. Prendió un cigarro y se recostó para poder ver las estrellas en el cielo.
Se sentía triste. Sentía desilusión de ella misma, al pensar en lo mucho que aun amaba a Vivian, en saber que jamás hizo nada para olvidarla. Pero ya era hora de hacer algo se dijo.
El sábado Vivian ya seria mujer casada, y Ángela tenía que encontrar la forma que eso no le afectara. Vivian y ella tenían las mismas amigas, era imposible no verla algún día, y más si se quedaba a vivir en Roma. Al menos Ángela no pensaba irse de nuevo del país. Ya no volvería a huir de sus sentimientos porque sabía que eso no la llevaría nada. Afrentaría todo lo que se le viniese sin importarle que le doliera.
Se levanto, entro a la cabaña y se metió a bañar. Por hoy quería solo quería dormir, aunque no pudo, sentía que algo se estaba muriendo dentro de ella, y eso le daba miedo y le provoco llorar hasta que el cansancio la venció.


3/14/2011

La sombra del pasado IX

Empezó una música suave que le gustaba a Ángela, se tomo el whisky de un solo trago, y camino hacia donde estaba la pista e invito a bailar a una chica… Lo cual la chica no pudo negarse… ¿Quien se negaría a bailar con Ángela? … Una mujer hermosa y con un carisma único…

Ángela ya sabía bailar muy bien, había aprendido cuando acompañaba a María y a Gustavo a las clases de baile que tomaron para cuando se casaron…
Pero aunque estuviera bailando, no podía perder de vista a Vivian, que estaba de un lado a otro…
La música término, Ángela le dio las gracias a la chica y se fue a sentar a la barra donde ya estaba Vivian atendiendo la barra con María, Pamela y Fabby…
Ángela le pidió otro whisky a María, pero Vivian le dijo que ella la atendía…
-¿Cómo va todo Ángela?- Preguntaba Vivian después de servirle el whisky.
Por un momento Ángela pensó en contestarle de mala forma. Pero se acordó de las palabras que le dijo Gustavo.
-Está todo muy bien Vivian gracias… ¿Y tu como has estado?
-Pues con mucho trabajo, pero gracias a Dios todo está muy bien… ¿Y cómo te fue en tu examen final? ¿Has conseguido tus títulos? –Preguntaba Vivian, acercándose a Ángela, ya que la música no las dejaba escucharse.
-No, aun no es el día… La próxima semana tengo los exámenes finales… Si salgo bien, entonces estaré recibiendo mis títulos el fin del mes… Ah, y estas invitada de ante mano, digo si deseas ir.-Decía Ángela encendiendo un cigarro.
-Huy que nervios me da eso… Pero me da mucho gusto que salgas con doble titulo… -
-Pues imagínate los nervios que yo tengo… Tengo que hacer los dos exámenes en mismo día no sé si es suerte o maldición. Jajaja…
-No digas eso… Estoy enterada de lo mucho que has estudiado, así que te va a ir muy bien, ya que te lo mereces… Te felicito desde ahora…
Le decía Vivian, que después se disculpo con ella, porque unas de las meseras la necesitaban en la pista. –Discúlpame Ángela ahora regreso.
-No te preocupes Vivian está todo bien.
La noche se estaba componiendo para Ángela, que paso casi todo el tiempo bailando con chicas que la invitaban a bailar… Hasta que casi llego la hora del cierre del Club, Ángela se despidió de María y de Vivian dándoles un beso en la mejilla a las dos.
-Vete con cuidado Ángela… Y felicidades otra vez… Le dijo Vivian…
-Gracias Vivian… Después te haré llegar la invitación para la ceremonia. - Le dijo Ángela… Que se fue con Paola y Karina que ya la esperaban…
Los días pasaron, y con ellos el día del esperado examen… Ángela estaba nerviosa, esperando los resultados que le llegarían en unos días… Cuando por fin le llegaron, se dio cuenta que había valido la pena tanto estudio, ya que había pasado los dos exámenes con muy buena calificación…
Llego el día en el que Ángela “El pequeño ratón de biblioteca”. Recibiría sus títulos.
Estaba toda la familia y sus amigos más cercanos de Ángela en el auditorio. Pero por ningún lado veía a Vivian, tal vez no le había llegado la invitación, o lo más peor no había querido venir.
Empezó la ceremonia, y Ángela se sentó algo desilusionada al no ver que Vivian llegaba.
Entre felicitaciones y consejos de los maestros para los graduados, pasaron al siguiente paso y era el de entregar los títulos de graduación… Cuando por fin llamaron a Ángela, para que los recibiera… Ángela puedo ver que entre la gente que le aplaudía estaba Vivian… Sintió que el corazón le salía del pecho al verla ahí entre su familia…
-¿A qué hora llegaría?- se preguntaba Ángela, pero no importaba se decía Ángela lo que importaba es que estaba ahí en ese día tan importante para ella.
La ceremonia termino, y Ángela se acerco con su familia y amigos que la felicitaron… Después Vivian también lo hiso…
-Felicidades de nuevo Ángela. -Decía Vivian, dándole un ramo de flores…
-Gracias Vivian por venir... ¿Quieres ir a la casa? Mi prima ha organizado una comida.
-Claro que si... ¿Te veo haya? O ¿Te vienes conmigo?- Preguntaba Vivian al ver que sus primos se fueron después de saludarla.
-He venido con mi prima, pero si deseas me voy contigo. -contestaba Ángela saliendo del auditorio...
Cuando llegaron a su casa, ya estaban varias amigas de Ángela esperándola... Vivian y ella estaban entrando a su casa cuando la voz de Alexa las detuvo.
-¡Hola! … ¿Como están? Las saludaba
-¡Hola Alexa! Muy bien. ¿Y tú?- Contestaba Vivian.
-Muy bien Vivian... Lamento molestarlas, solo he venido a felicitar a Ángela.
-No molestas para nada Alexa... Yo voy entrando Ángela.-Decía Vivian.
-Si Vivian yo te alcanzo en unos segundos.
-Enserio Ángela no quería molestar... Pero quería felicitarte, y despedirme de ti.
-¿Despedirte de mí? ¿A dónde te vas? … Vamos a la biblioteca Alexa ahí podemos platicar a gusto.-Le Decía Ángela...
Entraron a la casa y se siguieron derecho a la biblioteca, ya ahí Ángela le ofreció que se sentara para poder hablar a gusto.
-¿Quieres algo de tomar?- Preguntaba Ángela mientras se servía un vaso de jugo.
-¡Un jugo me caería bien Ángela!-Contestaba Alexa, sentándose en el sofá.
-¿Bueno y dime a donde te piensas marchar Alexa?-Pregunto Ángela, dándole el jugo.
-Bueno pues he decidido irme a vivir a Londres.
-¿Ah Londres? … ¿Estás segura que en Londres estarás mejor?
-Sí. No se te olvide que soy originaria de haya... ¡Y quiero que mi hijo nazca haya!
-¿Qué tú hijo? No entiendo de que hablas Alexa... ¿Cual hijo?
-Ah, no te lo había comentado verdad... ¡Estoy embarazada Ángela!
-¿Pero cómo? Si tu... ¿Bueno cuando? -Le preguntaba con insistencia ya que no entendía en qué momento.
-Jajaja... ¿Pero si te has visto la cara que has puesto Ángela? Además no te preocupes no es tuyo... Jajaja.
-Que chistosa eres... Pero como me dices eso así de repente, no sé qué pensar o decir... ¡Y no entiendo cómo!
-Siempre he querido tener un bebe... Y desde que termino lo nuestro pensé en tener un bebe... ¡No es lo que piensas eh! … Un amigo me dono su esperma claro esta... -Decía Alexa que al ver la cara de asombro de Ángela siguió con el relato.- Lo intente varias veces, y no lograba quedar embarazada... Pero cuando estaba ya convencida que no lo iba a lograr, pues recibí la noticia de que estaba embarazada. Es por eso que Susana y yo discutimos... ¡Ella no acepta que este embarazada!
-Wow... ¿Ósea que el día que viniste llorando a casa ya sabias que estabas embarazada? Y si era a si ¿Por qué no me dijiste nada?
-Si ya lo sabía... Tengo tres meses de embarazo ahora... Y no te lo dije porque tenía miedo de tu forma de reaccionar. Y la verdad me sentía muy mal.
-No seas tontina Alexa... Está claro que me agarraste en curva, pero jamás reaccionaria en forma negativa por un embarazo. Y menos si se trata de ti. Aunque tú y yo no tengamos más nada que ver, siempre me va a importar lo que te pase. Y lamento que Susana haya reaccionado a si... ¡¿Yo espero tener la oportunidad de conocer al bebe!?.
-¡Claro que si Ángela! Precisamente tu prima Katty, será mi doctora de cabecera y la pediatra del bebe.
-¡Enserio! ¿A sí que mi primita ya lo sabía y no me dijo nada? Hmmm... Pues te deseo de corazón que todo te salga bien... Ah, me gustaría estar presente cuando nazca ese bebe. ¿Digo si se puede?
-Ah, pues un mínimo de 6 meses tendrás que volar a Londres... Además ten presente que serás la madrina de mi hijo. -Decía Alexa levantándose y caminando hacia la puerta de la biblioteca.
-Wow… ¡Que linda eres! … En verdad estoy muy feliz por ti Alexa... Y gracias por pensar en mí... Y ya verás que haré todo lo posible para no quedarte mal.
-Gracias a ti Ángela, por ser tan buena conmigo. Después de lo mal que me por te contigo. Y bueno no quiero hacerte perder más tú tiempo... Además parto mañana a Londres y aun tengo muchas cosas que hacer antes de irme.
-¡No te preocupes por mi tiempo! Y dejemos el pasado atrás que eso a mí ya no me importa. Ahora solo quiero que tu estés bien... Y cualquier cosa que necesites házmelo saber por favor.
Yo en tres días me iré a América por un mes, pero cuando regrese prometo pasar por Londres para saber cómo vas... Y aun a si yo sé que mi prima te cuidara muy bien.
-Que tengas unas felices vacaciones... -Le Decía Alexa, dándole un fuerte abrazo... Y un beso en la mejilla... Después de que salieron de la biblioteca, Ángela la acompaño a su carro.
Cuando Alexa por fin se marcho, Ángela entro a su casa para atender a sus invitados... Estaba feliz de saber que Alexa sería Mama... La que no estaba nada feliz de ver que Ángela y Alexa se habían encerrado solas en la biblioteca era Vivian... La cara de Vivian solo reflejaba enojo, y desagrado.
-¿Por fin has decidido a donde iras de vacaciones?- Le pregunto Vivian, al llegar a lado de Ángela.
-Me iré a América, quiero conocer México. Me han dicho que es muy hermoso. -Contestaba Ángela.
-Pues qué bien. ¿Y te irás sola o con A...?
-Me iré sola Vivian. -Contestaba Ángela sin dejar que Vivian terminara su pregunta.
-Ah, México es un país muy interesante y además las mujeres de ahí son muy hermosas.
-Lo sé Vivian... Las latinas son muy hermosas. Y déjate de hermosas, lo amorosas que suelen ser... Suelen tener muchas cualidades envidiables.
-¡¿Pues mira que bien las conoces?! Tal vez te encuentres a alguna latina a si como te gustan a ti... ¡Puede que allá encuentres la felicidad de tu vida!.... -Decía Vivian con desagrado.
-Gracias por tus deseos Vivian. Pero no voy en plan de conquistadora... Pero sí en mi camino se me atraviesa una mexicana hermosa, inteligente, amorosa, tierna, ah y que no sea tan mentirosa, pues no dudare en traérmela a Roma. -Le contestaba Ángela.
-Siendo así te deseo la mejor de las suertes... Aunque en verdad no la necesitas... Y como creo que yo aquí estoy demás, es mejor que me vaya.
-¡No necesitas irte Vivian! … Pero si es tu deseo el marcharte, no te detendré Vivian.- Le Decía Ángela, al ver que Vivian, se levantaba de la mesa muy enojada.
-Si me quiero ir Ángela. Y no sueño que me lo impidas… Ok, de nuevo felicidades y que tengas un buen viaje.
-¡Gracias Vivian de nuevo! Y ve con Dios.
Esas fueron las últimas palabras que cruzaron, después Vivian salió de la casa muy enojada tanto que ni se despidió de nadie.
Ángela se quedo triste al ver que Vivian se había marchado molesta, pero pensó que era lo mejor, estaba cansada de la situación que había entre ellas
Ella estaba 100% segura que la amaba, pero cada vez más se convencía que entre ellas no podía ser posible una relación por más que la amara.
Le dolía el corazón no poder estar al lado de Vivian sin tener que salir enojadas. Estaba claro que no basta solo amar a alguien para ser feliz a su lado… Ese día paso toda la noche llorando y maldiciendo su mala suerte.
Después de esa noche de lágrimas, prometió no pensar más en Vivian, y seguir su vida adelante ya sin mirar al pasado... Decidio adelantar su viaje prometiéndose a ella misma, que lucharía contra el amor que sentía por Vivian, estaba segura que con el tiempo lograría dejarla de amar.
Y cuando ya regresara de sus vacaciones se dedicaría al 100% al hotel, dándose un tiempo para ella sola, hasta que ya estuviera lista para una nueva relación... Era joven y sabia que algún día encontraría una mujer con quien comenzar a amar otra vez...
Estuvo en México por un mes. Mes que se la pasó muy bien, en lo que cabe. Al regresar a Europa, paso por Londres visito por días a Alexa y a sus primos... Su primo mayor le propuso irse con él a Alemania para que le ayudara a administrar por unos meses uno de los hoteles que tenían allá... Ángela sin pensarlo dos veces acepto la propuesta... Ella sabía muy bien que solo había aceptado porque no quería volver a Roma y tener que verse con Vivian...
Aunque el plan era que Ángela estuviera solo dos meses en Alemania… A ella le gusto mucho ese país y decidio quedarse a vivir por allá….
...Casi dos años pasaron desde que Ángela decidió irse a vivir a Alemania... Años donde Ángela tuvo momentos dulces y tristes por igual... Dulces porque conoció a mucha gente, que le brindo su amistad y también había llegado a su vida dos nuevas vidas, el hijo de Alexa, y la hija de María, esos dos pequeños Angelitos le dieron mucha alegría a Ángela...Y tristes porque los primeros meses cuando a veces estaba sola por las noches pensaba en Vivian de la cual no sabía nada sobre ella, y no se atrevía a preguntarle sobre ella a María cuando hablaba con ella... Le daba tristeza pensar en lo que pudo ser y no lo fue. Pero con el paso de los meses se fue a acostumbrando a no saber nada de ella y al hecho de que fue lo mejor que las cosas entre ella terminaran así... Unos 6 meses atrás empezó una relación con una Alemana. Relación que no estaba ni mal, ni bien... Pero a Ángela la tenia tranquila saber que tenia a alguien con quien pasar el tiempo, y digo cuando le sobraba tiempo, ya que pasaba casi las 24 horas del día en el Hotel... Pero esa relación había llegado a su fin, ya que Ángela tenía que regresar a Roma, porque su primo el que se encargaba del hotel en Roma, había conoció a una mujer y habían hecho planes de irse de crucero juntos…
A la novia de Ángela no le pereció bien que ella regresara a Roma, y tratando de que ella se quedara en Alemania le propuso matrimonio, aconsejándole que vendiera todo lo que tenía en Roma y se quedara en Alemania con ella... Pero Ángela se negó a casarse con ella, -¡No creo estar lista para casarme!- le contesto Ángela.
Pero aun así Ángela le propuso que se fueran a vivir juntas a Roma, pero estaba claro que ni su novia ni ella, estaban dispuestas a dar a su brazo a torcer.
Al menos Ángela no estaba dispuesta a vender todo lo que tenía solo por un capricho de una mujer. Estaba consciente que le quitaba mucho tiempo el hotel, que era cansado y fastidioso estar batallando con cada personita que iba al hotel, pero también tenía conciencia que gracias al hotel se podía dar cada gustito que le apetecía darse...
Ya en Roma...
El día había estado muy complicado para Ángela que horas atrás se había enterado que Vivian pensaba casarse, y aunque trato de que esa noticia no le afectara no pudo lograrlo, así que paso horas encerrada en su cuarto llorando, pensando en que ahora si la perdería para siempre. ¿Pero que esperaba? Era lógico que Vivian iba a seguir a adelante con su vida, Ángela también lo hizo con Franzy su ex.
Termino de llorar respiro profundo y se metió a darse un baño, después se arreglo lo mejor que pudo y se fue rumbo al Hotel.
El hotel prestaba uno de sus salones para hacer eventos privados, donde el dinero que se recaudaba se donaba a asociaciones dedicadas a ayudar niños enfermos. Así que ese día estaba lleno, porque había una boda y un concierto privado.
Pero la dichosa contante que daría el concierto, un día antes había llamado para cancelar su habitación, ya que según ella se quedaría en otro lugar, pero después se apareció en el hotel exigiendo una habitación... Pero las habitaciones principales ya estaban ocupadas por la gente que asistió a la boda... Y como era lógico de muchas cantantes que se sentían divas, no quería cantar si no le daban una de las habitaciones principales... Ángela mando a limpiar la habitación donde ella solía quedarse a veces cuando no quería ir a su casa... Y gracias a Dios pudo a reglar ese problema...
...Ángela se acerco a la recepción para saber que todo estuviera bien... quería asesorarse de que todo marchara bien antes de que empezare el dichoso evento... Evento que en todo este mes que ya llevaba en Roma, le había costado más organizarlo.
Pero al ver que Vivian estaba en la recepción, se quedo paralizada.
Por un momento pensó hacer de cuenta que no la había visto, pero no pudo ya que Vivian también la vio y se acerco a saludarla.
-¡Hola Ángela! ¿Cómo has estado? -Le preguntaba Vivian con unos nervios fácil de notar.
-¡Hola Vivian! Eh estado muy bien gracias... ¿Y tú? ¿Todo bien contigo? -Decía Ángela, también nerviosa...
Pero el chico que atendía la recepción las interrumpió.
Para decirle a Vivian que la persona por quien había pregunto, bajaba en 5 minutos... Oh que si ella quería podía subir a su cuarto que la esperaba.
-Ah, gracias... Dile que mejor la espero aquí. -Le dijo Vivian mirando a Ángela con una sonrisa muy nerviosa.
-¿Mucho trabajo?- Preguntaba Vivian cuando Ángela estaba por irse de la recepción.
-Si... Mucho... ¿Cómo va el club? -Preguntaba Ángela.
-Bastante bien... Cada día hay más lesbianas... Así que siempre está lleno. ¿Porque ya no has ido por allá? –Le preguntaba Vivian algo inquieta...
-No eh podido ir... Desde hace un mes que regrese a Roma, no he tenido tiempo para nada.- Contestaba Ángela, viendo que Vivian se puso más nerviosa, cuando vio que salía del elevador la dichosa cantante.
-¿Como que hace un mes que regresaste a Roma? -Le pregunto Vivian, pero no pudieron platicar más ya que la dichosa diva se acerco a ellas y saludo a Vivian de beso en la mejilla... Después saludo a Ángela, agradeciéndole el haberle dado la habitación principal.
-Bueno Vivian me dio gusto saludarte... Yo, me tengo que ir la verdad tengo mucho trabajo... que estés bien. - Le dijo Ángela, después de saludar a la diva.
Ángela se fue directa a su oficina, tenía que estar sola para poder asimilar lo que había visto... Le era imposible aceptar que Vivian estuviera saliendo con esa mujer... Y mucho menos que estuvieran comprometida con ella. Se sirvió un whisky y se sentó en el sofá … pensó en que los años no pasaban por Vivian, se veía igual o más hermosa que hacía más de dos años... ¿Donde quedaría Pamela? Se pregunto Ángela al pensar que Vivian era novia de la engreída cantante esa. ¿Oh tal vez andará con las dos? Pensó de nuevo Ángela... ¡Sí, claro! Vivian nunca fue mujer de una sola pareja. Dejo el whisky y salió de su oficina, tenía que ir a despejar su mente afuera, necesitaba estar con la mente despejada para hacerse cargo de que todo fuera bien en el concierto.
Una horas más tarde Ángela regreso al Hotel.... Reviso que todo estuviera bien, y después se fue al salón donde iba a llevarse a cabo el concierto.
Se sentó con algunas de las organizadoras... El concierto empezó, pero a los pocos minutos Ángela tuvo que salir del salón para ir a ver algunos problemas que había en la recepción... Cuando regreso se sentó en las mesas de atrás... No quería estar molestando a la gente, si tenía que salir de nuevo.
-Vivian entro al salón, con un whisky en la mano... Por unos segundos observo todo el salón, y cuando por fin su mirada vio a Ángela camino a donde estaba ella.
-¿Puedo sentarme contigo Ángela? -Preguntaba Vivian al llegar a su lado.
-¡Si así lo deseas! ¡Claro que puedes! -Contestaba Ángela, levantando los hombros como señal que le daba igual.
-Gracias... Por un momento se quedaron calladas solo observando a la diva cantar.
-¿Cómo te fue en Alemania Ángela? -Preguntaba Vivian tratando de romper el hielo que se había formado entre las dos-Bien, en lo que cabe... Ya que el mayor tiempo me lo pasaba en el Hotel. ¿Y cómo sabes que estuve en Alemania? ¿Te lo dijo María?
-Ah, no... Para nada... No sé si te has dado cuenta que tu familia y tú aparecen muy seguido en las revistas de sociedad.
       “La más joven de los herederos Colín, ha resultado ser una joven muy inteligente para los negocios... Ya que apenas a sus 24 años ha podido manejar muy bien unos de los hoteles más famosos de Alemania” -Le Decía Vivian recitándole un pedazo de lo que al parecer había leído en las revistas.
-Wow... No suelo leer revistas... Mi tiempo no me da para tanto.- Decía Ángela algo avergonzada.
-No tienes por qué avergonzarte- le Decía Vivian tocándole la barbilla suavemente al ver que Ángela agachaba un poco la cabeza.- Además yo me siento orgullosa de conocer a una mujer así de inteligente como tu... Las revistas suelen hablar siempre cosas buenas sobre ti.
-Sí, excepto el día que se publico que soy lesbiana... Decía Ángela recordando ese día cuando leyó una dichosa revista donde sacaban la foto de ella con su novia...
-Sí, lo leí... Y déjame decirte que hacen buena pareja. -Le Decía Vivian un poco celosa.
-Ah, lo mismo digo de ti y la diva.- Decía Ángela viendo a donde estaba aun cantando la diva.
-¿La diva? ¿De quién hablas? -Preguntaba Vivian algo confundida.
-Oh, Jajaja. Es que así le he puesto a tu novia, ya que me hizo ver mi suerte esta mañana.- Decía Ángela, nerviosa por la forma en que Vivian la miraba.
-Hmmm... Si, es algo temperamental la mujer... Pero no hay que hablar de ella. Mejor de ti... De lo hermosa que te ves riendo... No sé si te lo he dicho alguna vez pero eres la mujer más hermosa que he podido ver en toda mi vida.- Le Decía Vivian, sorprendiendo a Ángela.
-¿Qué? Vivian, creo que has tomado demasiado... Esta no es la forma correcta en la que me debes de estar hablando... Y más porque estas comprometida y la novia está ahí... ¡Cantando! -Le Decía Ángela algo enojada... Pero al mismo tiempo sentía que el corazón de nuevo latía por las palabras que Vivian le decía.
-¡Vamos Ángela! Solo he tomado un whisky. Y no hago nada de malo en decirte lo que siempre he visto. Malo sería que te besara... Aunque si he de serte sincera me muero por hacerlo... -Le dijo Vivian que al ver que Ángela se iba a levantar de la mesa la tomo de la mano y le dijo. -Ángela, lo siento... No te vayas prometo comportarme decente contigo....
-Ok, no me iré Vivian, porque no quiero llamar la atención... Pero si no has aprendido a respetar a tus parejas, tendrás que aprender a respetarme a mí.-Decía Ángela algo enojada.
-Está bien, si expresar lo que siento es faltar el respeto, me disculpo contigo... No era mi intención ofenderte... Pero al menos déjame invitarte a cenar, digo para celebrar tu regreso a Roma.
-No te digo Vivian, tú no entiendes. ¿Cómo le dirás a tu novia que iras a cenar conmigo? Creo que lo lógico es que la invites a ella a cenar y no a mí.
-Bueno hagamos algo Ángela... -Decía Vivian que al ver que Ángela solo se quedo callada siguió adelante con su idea.- ¿Por qué no invitas a tu novia? Y así salimos las 4, para celebrar que hayas vuelto a Roma y que nos hayamos vuelto a ver de nuevo.
-¿Mi novia? Hmmm... Muy buena idea Vivian la que has tenido... Pero déjame primero encontrarme una novia y cuando la tenga yo te llamo para salir las 4 juntas. ¿Te parece? -Le Decía Ángela, tratando de levantarse ya que el concierto había llegado a su final... Y una de las organizadoras quería hablar con ella.
-Ángela por favor espera- Le Decía Vivian tomándola de la mano.
-¿Que pasa Vivian? Mira que me están esperando...
-¡Vamos! Ángela salgamos a cenar solo tú y yo. No te preocupes por… La diva como tú le has llamado... Ella estará tan ocupada con sus entrevistas y firmas que te aseguro que ni se dará cuenta si me quedo o me voy.
-¡No puedo Vivian! Todavía tengo muchas cosas que hacer aquí... Espero me entiendas... Me dio mucho gusto volverte a ver. -Le dijo Ángela, antes de irse con la organizadora que la esperaba y se fue con ella a su oficina.
Paso casi una hora primero de que la gente que había asistido al concierto se fuera... Pero la diva aun estaba en con la prensa...
Ángela había recibido una llamada de Alexa que había llegado de Londres para pasar el fin de semana ahí. Ángela la invito a su casa para cenar juntas ya que ella quería aprovechar el poco tiempo libre que tenia para ver al pequeño Ángel.
Le dio algunas instrucciones al personal antes de irse a su casa.
Cuando ya iba de salida del hotel, paso por el salón donde aun estaba la diva... Vio a Vivian que estaba sentada en la barra... Se acerco para despedirse de ella
-¿Todavía por aquí mujer? -Preguntaba Ángela sentándose a su lado.
-¡Te he dicho que esto pasaría! ¡Esta mujer ni come, ni cena, ni nada siempre está a dieta! ... Lástima que no quisiste aprovechar una rica cena que pensaba cocinarte.
-Le dijo Vivian pidiéndole al barman un whisky para Ángela.
-Jajaja... Son gajes del oficio. Eso te pasa por andar con divas. Pero al menos no quebrará tu economía. -Decía Ángela aceptando el whisky.
-¡Si verdad! ¿¡De seguro o dices por la hermosa cabaña a la orilla del rio que le has comprado a tu novia!? -Decía Vivian volteando la mirada para ver a la diva que estaba muy entretenida con la prensa.
-Hmmm... Qué bien informada te tienen Vivian. Bueno me tengo que ir, espero que tú novia termine pronto.
-Discúlpame Ángela no fue mi intención hacerte sentir mal. Por favor acepta mi invitación a cenar, me quiero disculpar    -No puedo Vivian, tengo un compromiso en mi casa.
-Ah, ya veo... Pero hace horas me has dicho que no tenías novia.
-Y no la tengo Vivian. Pero Alexa y su bebe me están esperando para cenar juntos.
-Ah... ¡De nuevo la sombra!
-¿Qué? ¿De qué sombra hablas Vivian?
-Oh, nada Ángela, que te la pases bien.
-Gracias Vivian yo también deseo lo mismo para ti.

Le dijo Ángela despidiéndose de un beso en la mejilla... Y salió del salón con el corazón latiendo a mil por hora... Este corazón sí que es traicionero, pensaba Ángela.


Lastimosamente cuando Ángela llego a su casa el pequeño Ángel ya estaba dormido, y aunque Ángela estaba algo cansada disfruto de la rica cena que Alexa le había preparado...
Ángela recibió una llamada de su ex novia Alemana, estuvo horas hablando con ella... Aunque la chica le dijo que la amaba y que volviera a Alemania, Ángela le dijo que ella no podía volver a Alemania ahora que tenía mucho trabajo en el Hotel... Pero le dio de nuevo la opción de que ella se viniera a vivir a Roma con ella. Quedaron en que Ángela iría en unos días a Alemania por ella. Después que le colgó se metió a bañar y después se metió a la cama...






1/30/2011

La Sombra Del Pasado VIII

Cuando estaba en su recamara le pidió que se sentara en el sofá, y ella se sentó a la orilla de la cama… Por un momento se quedaron en silencio… Después Ángela se sentó a lado de a Alexa… Le sonrió un poco preguntándole si ya estaba más tranquila.

-¿Ya te sientes mejor Alexa?
-Sí, Ángela gracias, pero me sentiría más bien si nos fuéramos de aquí… Tus primos me odian–Le decía Alexa, tomándola de las manos.
-¡Vamos, Alexa! Ellos no te odian… Mira por qué mejor no te recuestas un poco mientras yo te traigo un poco de agua. – Decía Ángela, ayudándola para que se acostara en la cama… Después la tapo con una manta. Y bajo a la cocina para llevarle algo de agua. Pero su prima le dijo que ella se la llevaría que mejor ella se fuera a donde tenía que ir.
-¡No puedo dejar a Alexa sola Katty!
-Ella estará bien, yo me encargo de eso… -Le decía Katty quitándole el vaso de agua, para que ella se fuera… Y aunque Ángela alegaba Katty la llevo a su carro… Y no se movió de ahí hasta que se aseguro que Ángela se había marchado.
                                                                                                                                                                  … Por fin llego a la casa de Vivian, había varios carros, parecía que la fiesta estaba buena. Prendió un cigarro y bajo del carro, camino a la cajuela donde había puesto el regalo, pero no lo tomo…- Se lo daré otro día. Se dijo, al arrepentiste de estar ahí, pero aun así tenía que entrar a la casa de Vivian, ya que María la había visto por la ventana.
Al llegar a la puerta no tuvo ni que tocar ya que María le abrió la puerta.
-¡Hey! ¿Pensamos que no ibas a venir?…
-Pues ya llegue… ja.- Decía Ángela entrando a la casa…
Cuando entro a la casa todos se le quedaron viendo muy raros. Claro estaba que no esperaban verla ahí.
Ángela se acerco a Leonor que estaba con su esposa, Gustavo, Karina y Paola y los saludo.Pero no le gusto mucho la cara que tenían… Ángela no le quedo otra que hacerse la tonta.
Pero María que sabía lo que estaba pasando con todos, le ofreció un whisky a Ángela, llevándosela con ella.
Ángela aprovecho para preguntarle por Vivian, lo cual le dijo que estaba en cocina, pero que no estaba muy feliz, por lo que había pasado.
-¿Lo que ha pasado? ¿Qué paso María? ¿Qué es todo este misterio? … No lo entiendo.
-Bueno es que Alexa se apareció aquí buscándote, y estaba como loca llorando… Y pues Vivian fue la que hablo con ella.
-¿Qué? Ya entiendo porque me miran todos a sí. –Le decía sirviéndose otro whisky.
-Es que nadie pensó que ibas a venir… Bueno, pensamos que estarías con Alexa ahora
-Si fue a mi casa a buscarme, me dijo cosas que no entiendo. Pero juro que si yo hubiera sabido que ella había venido aquí a buscarme no hubiera venido.- Le decía Ángela, tomando de un solo trago el whisky.
Después Vivian salió de la cocina, con algunas botellas, y aunque Ángela estaba cerca de la puerta de la cocina, no se acerco a saludarla, solo sonrió un poco con una mueca de coraje. Ángela entendía el porqué ese gesto.
Siguió con la mirada a Vivian hasta que se acerco a Pamela, después le dijo a María que iría a fuera a fumar.
-Pero regresas Ángela… No quiero que te vayas, o me enojare contigo eh,- le dijo María, adivinando las intenciones que tenia Ángela de irse de ahí.
Ángela salió a fumar, y estuvo algunos minutos caminando alrededor de la casa, y pateaba las bolas que aun quedaban de nieve, pensando el porqué estaba pasando eso. ¿?... ¿Volver con Alexa? No, ya no, eso era ilógico pensarlo, porque ahora ya estaba segura que amaba a Vivian.
Tenía que sacar fuerzas para hablarle bien claro a Alexa. Y aun más fuerzas para luchar por lo que ella quiere y no dejarse vencer de nuevo por la sombra de su pasado.
Cuando entro de nuevo a la casa, vio que algunas estaban bailando, otras platicando, busco a Vivian y la vio platicando con Pamela, sintió un poco de celos, que Pamela siempre estuviera a lado de Vivian. Pero mejor camino al pequeño bar y se sirvió otro whisky.
El ambiente no está mal, las chicas bien que se sabían divertir, pensaba Ángela. Después bajaron todas a la planta de abajo, para cantar en el karaoke.
Ángela se había quedado tomando un whisky, esperando que Vivian entrara a la casa, ya que había salido al parecer a mover su carro, porque una de las chicas iba ir por unos discos.
Mientras que esperaba que Vivian, entrara se tomo varios whiskies, quería agarrar valentía para platicar con ella.
Cuando por fin la vio entrar, se le quedo viendo y Vivian también a ella y solo le dijo.
-¿No piensas bajar Ángela? Si es por el whisky a ya abajo hay otra barra.- Le decía Vivian, sin detener el paso.
-No es por el whisky Vivian, es porque te estaba esperando. – le decía caminando para alcanzarla.
-¿A mí? ¿Y eso, necesitas algo Ángela?- Preguntaba Vivian, deteniéndose. Para que Ángela llegara adonde ella estaba.
-No, bueno solo quiero platicar contigo Vivian. Bueno también quería darte este presente.-Decía Ángela dándole la bolsa con los regalos.
-Pero no te hubieras molestado Ángela… Pero como sea gracias. Tu regalo está en mi cuarto, pero no creo que sea buena idea, ir por el ahora. –Le decía Vivian caminando hacia la biblioteca para dejar el regalo ahí.
-¿Por qué no? Bueno tus razones tendrás Vivian, pero lo que quiero es pedirte disculpas por lo de Alexa, y por la forma en que estos días pasado me he comportado contigo.
-No tienes por qué disculparte Ángela además ya te dije el otro día que no hay problema por eso. Así que no te preocupes más. Mejor vamos que nos esperan, sí. –Decía Vivian caminado hacia fuera de la biblioteca.
-Vivian por favor espera. Tú sabes muy bien que estas mintiendo, yo puedo sentir que estas molesta conmigo, y sé que me lo merezco por idiota, ya que he cometido muchos errores contigo. Pero me duele que me ignores. –Decía Ángela recargándose un poco en el escritorio.
-Ángela, tú no eres una idiota y eso lo sabes mejor que yo. Es el destino que no está a nuestro favor. Yo ya entendí que es mejor la distancia entre las dos, como me lo dijiste el otro día, tenemos que aprender a llevarnos bien aunque no sea como amigas pero si como buenas conocidas ya que tenemos el mismo circulo de amigas. Además ahora Alexa te necesita más que nunca.–Le digo Vivian saliendo de la biblioteca. Pero al ver que Ángela no la seguía se regreso y le mira que se sentaba en el sofá y le dijo.
- Venga Ángela, vámonos abajo con las demás.
-Ve tu Vivian, yo voy en un rato mas.- Le dijo Ángela.
-No quiero que te pongas mal Ángela. Para mí también es difícil, pero es mejor para las dos. –Le dijo Vivian acercándose.
-Yo estoy bien Vivian. Y tal vez tienes razón, así que no te preocupes por mí. Ve, yo voy en un momento.
Después de estar unos minutos en la biblioteca, Ángela salió afuera de la casa a fumar… Por un momento pensó en mandar todo al demonio. Casi 4 años sufriendo por Alexa, no le sirvieron de nada, al menos para Alexa no valieron ya que la engaño, y ahora volvía, cuando ella amaba a Vivian, queriendo remediar todo solo con unas lagrimas, sin pensar en todas las lagrimas que Ángela había derramado por muchas noches pensando en ella. Y ahora de que le servía amar a Vivian, si esta no quería luchar por su amor. Ya no quería pasar otros 4 años llorando de nuevo por alguien. Así que hablaría con Alexa, ya sin importar si la lastimaba o no. Y si Vivian no quería luchar con ella por ese amor que sentían, seria porque ella no la amaba tanto como lo decía antes. Así que Ángela pensó que seguiría ya su vida, aunque al principio le sería difícil, pero lo lograría.
Apago su cigarro y entro a la casa, se sirvió un whisky, y bajo a la planta de abajo a donde las chicas se divertían, algunas jugaban billar, otras estaban cantando en el karaoke. Vivian como era de esperarse estaba con Pamela. Vio a Gustavo que estaba jugando billar con María y se acerco a ellos.
Se puso a jugar billar con ellos…
Eran casi la 1 am, y la fiesta aun estaba en su acosije… Ángela había tratado de divertirse y lo había logrado… Había recibido varias llamadas de Alexa, pero Ángela había decidido no contestarlas, pero el último mensaje que recibió le decía que se sentía mal, que la necesitaba… Así que pensó que era mejor irse ya de la fiesta, pero Karina no la dejo ir así…
-No puedes manejar Ángela… Has tomado algunas copas de más.
-No te preocupes Karina, yo estoy muy bien.
-No, y no está a discusión… Solo dame 30 minutos mientras que Paola llega de la casa de sus padres y nos iremos juntas.
Ángela no renegó más, además si se sentía algo mareada. No le quedaba de otra que irse con Karina y Paola… Tomo otro whisky y bajo a la planta baja; se acerco al billar, donde estaba Leonor jugando con su esposa.
Después se acerco a ellas Vivian.
-¡Pensé que ya habían venido a llevarte!- Vivian le dijo a Ángela, de nuevo con ese sarcasmo propio de ella.
-¡Chistosa! … Pero déjame decirte que a mí nadie me lleva, si quiero yo me voy solita.- le contesto Ángela tomando un palo del billar.
-Wow… ¿Sabes jugar billar? No te creo.
-Pues a las pruebas me remito Mamacita. –Le dijo Ángela.
-Ah. ¿Enserio? Pues dime qué quieres apostar-le pregunto Vivian.
-Lo que quieras Vivian… Tú decide la apuesta.- Le volvió a decir Ángela, cuando las chicas terminaron de jugar y ella tomo las bolas para acomodarlas.
-¿Qué te parece un beso? O mucho mejor una noche conmigo.
-¿Enserio quieres eso Vivian? Digo porque si quieres un beso pídemelo y te lo doy. –Le decía Ángela acercándose a Vivian.
-¿Ah sí? Y si no me basta solo con un beso. –Le decía Vivian abrazándola de la cintura contra ella.
-Pues ahí si te tendrás que aguantar, porque no podemos hacer el amor aquí habiendo tanta gente.- decía Ángela viendo que las observaban algunas de las chicas.
-Sería bueno, mira que siempre me he preguntado; ¿ que se sentirá hacer el amor sobre una mesa de billar?.-Le decía Vivian, agarrando a Ángela, y haciéndola que se recostara un poco en la mesa del billar.Después levanto la mirada y vio que tenían gran audiencia. Y le dijo – Si tienes razón ahora no podemos. –Y la levanto de nuevo, pero aun la siguió abrazando de la cintura.
-Es mejor que dejes de abrazarme a si Vivian, no quiero que se enoje tu novia.- Decía Ángela tratando de soltarse de los brazos de Vivian.
-¿Mi novia? Oh ya entiendo, pero no te preocupes Ángela ella ya se fue a dormir, y si no se lo dices tú ella no se enterara de nada.- Decía Vivian tratando de besarla.
-Mira que sinvergüenza eres Vivian… Y lástima que seas a sí, porque yo me estaba convenciendo que podía ver algo serio entre tú y yo, pero por lo visto otra vez me equivoque.- Le dijo Ángela soltándose de los brazos de Vivian y caminando hacia donde estaba Karina.
Pero Vivian la detuvo del brazo.
-¿Ángela no entiendo porque te pones a si? Tú eres la que tienes a Alexa ahora esperándote en tu casa… ¡Y te enojas porque lo que te dije!
Pero Ángela no le dijo nada, solo se soltó del brazo, fue a decirle a Karina que se iba, y salió de la casa de Vivian despidiéndose de todas.
Ángela dio varias vueltas por la Cd, porque no quería llegar a su casa y encontrarse con Alexa, así que al fin termino en casa de su última aventura, que como era de esperarse la recibió con los brazos abiertos, paso lo que quedaba de la madrugada con ella.
Al despertar se despidió de ella y fue a su casa, deseando que Alexa ya no estuviera en su casa… Al llegar a su casa al parecer Alexa ya se había marchado, solo la esperaban sus primos para despedirse de ella porque tenían que volar a Londres, y aunque la veían algo triste ella les dijo que no se preocuparan que todo se le pasaría muy pronto, los acompaño al aeropuerto. Después de que se fueron, ella regreso a su casa donde durmió hasta que llego la hora de irse al club.
Ya en el club, Leonor llego a su oficina para darle su regalo, ya que le dijo que anoche salió de prisa y no espero a que se los dieran. Pero ya estando ahí le pregunto sobre lo que le estaba pasando con Alexa y Vivian… Pero como era de esperarse Ángela no le contestaba nada, solo trataba de cambiar la plática.
-Sabes me da coraje verlas que están perdiendo su tiempo cada quien por su lado, pudiéndolo compartirlo una con la otra -Le volvió a decir Leonor y al ver que Ángela no decía nada le siguió diciendo. -Entiendo que no quieres hablar de Vivian, solo te dijo lo mismo que a ella le dije. Tienes que aprender a luchar por la persona que amas, sobre todas las cosas. Además pienso que ya es hora de que ustedes dos intenten ser felices.
Acabándole de decir eso, alguien toco la puerta de la oficina.
-Adelante- Decía Ángela que pensaba que era María. Pero para su suerte no era ella, si no Vivian.
-¡Hola! He venido a hablar contigo, pero veo que estas ocupada, a si que vuelvo otro día.- Decía Vivian.
Pero Leonor se levanto de prisa diciéndole: No, no Vivian yo ya me iba… Pásale mujer y espero que esta vez hablen como gente madura. Eh. –Les dijo Leonor y se salió de la oficina dejando a Vivian y Ángela solas.
-Siéntate Vivian… ¿Quieres algo de tomar?-Decía Ángela, sirviéndose ella un vaso de agua.
-No, Ángela por ahora a si estoy bien… Gracias- Contestaba Vivian sentándose.
-Ah ok. Bueno… ¿Dime de qué quieres hablar conmigo?- Preguntaba Ángela nerviosa, así que prendió un cigarro
-Bueno primero que todo quiero agradecerte por los regalos que me diste. Y aquí te traigo los tuyos espero que te gusten.
-Ah gracias Vivian. Y me agrada saber que te gusto lo que te di. La verdad no soy muy buena para dar regalos.
-Bueno a mi si me han gustado gracias… Pero no es solo por eso que eh venido a verte.- Decía Vivian prendiendo ahora ella un cigarro.
-¿No? Pues dime, a que más has venido…
-Bueno, mira yo quiero invertir aquí en Roma de nuevo, y pues pensé en el ofrecimiento que me hiso tu abogado cuando hable con él para comprar la casa… ¿Sabes de lo que estoy hablando Ángela? Eso de ser socias. –Decía Vivian, nerviosa por la respuesta de Ángela. Que por un largo rato se quedo muda.
-Sí se de lo que estás hablando Vivian… Yo le pedí que te hiciera ese ofrecimiento
-Pues en pocas palabras, ¿Quiero saber si aun me puedes aceptar como tu socia?
-¿Y porque mejor no compras el Club? Yo te lo daría a un precio razonable… Y no es que no quiera ser tu socia, lo que pasa es que apenas que termine mis estudios me tengo que encargar del Hotel por completo.
-¿Estás segura que es nomas porque necesitas encargarte del Hotel Ángela? ¿Oh es porque no me quieres ver ya ni en pintura?- Le preguntaba Vivian levantándose del sillón.
-No es porque no quiera verte Vivian. Además ya había pensado en vender el Club porque para mí es muy desgastante repartir mi tiempo entre el club, el restaurante y el hotel… Ya te había comentado una vez que yo no sirvo para administradora. –Decía Ángela levantándose para servirse otro vaso de agua. Y siguió comentándole a Vivian la situación. -Ya el abogado de la familia se está viendo con varias personas que lo quieren comprar.
-Ah, ya veo… Y si me decidiera en comprarlo, ¿Necesito ver eso con tu abogado o contigo?- Preguntaba Vivian volviendo a sentarse.
-Con mi abogado, claro está… Pero tu tendrías el privilegio, porque se cuanto has luchado por levantar este club… Pero necesitas decírmelo lo mas antes posible para yo decirle a mi abogado que ya no haga más entrevistas. -Le decía Ángela volviendo a aprender un cigarro.
-Si me interesa Ángela y mucho… Dime cuando puedo entrevistarme con tu abogado, para ser la compra.-
-Mañana yo hablo con él, y si me dejas un numero donde pueda comunicarme contigo yo te aviso cuando este todo listo para el traspaso.
-Claro que si, te dejo el número de mi celular y el de la casa… Espero que pienses en mi primero para eso de la venta. - Decía Vivian escribiendo en un papel su número de teléfono.
-¡Yo siempre pienso en ti Vivian!- decía Ángela entre dientes, cuidando que Vivian no la escuchara.- Después tomo el papel que Vivian le dio con su número, y lo guardo en el cajón del escritorio.
-Bueno espero pronto tu llamada Ángela… Ya que tengo otra propuesta de venta, pero me gustaría más comprar este Club.
-Ah, pues no te apures por eso. Si tú quieres este club volverá a ser tuyo, tenlo por seguro.-Decía Ángela dirigiéndole una sonrisa.
-Gracias Ángela… ¿Y cómo va la Universidad? ¿Cuándo te gradúas?
-Bien en lo que cabe, gracias… En menos de dos meses me graduó en Administración de empresas y en Hotelería y turismo… Y también he retomado mis clases de idiomas.
-Ah… ¿Entonces piensas viajar como me lo dijiste hace meses?- Preguntaba Vivian aceptando el whisky que Ángela le ofrecía.
-Sí. Después de que me gradué, quiero tomar unas largas vacaciones, antes de encargarme por completo del Hotel.-Decía Ángela sirviéndose un whisky para ella.
-¿Y a donde piensas viajar si se puede saber? … ¡América es un país muy hermoso para vacacionar!- Preguntaba y sugería Vivian.
-Sí, ya conocí América norte… Solo me falta conocer América sur, pero estoy indecisa; entre sur América o Asia… En fin es solo un deseó no sé si lo haga. Pero no te preocupes antes de irme el club será tuyo… Y discúlpame Vivian, tengo que ir a ser algo ahora.- Decía Ángela levantándose del sofá, y dirigiéndose a la puerta de la oficina.
-Ah, sí entiendo Ángela… Discúlpame tú, por quitarte tu tiempo.- Decía Vivian caminando también hacia la puerta.
-¡No me has quitado mi tiempo Vivian! … Solo que tengo que encargarme de la barra, porque María se tiene que ir temprano… ¡Pero si quieres seguir platicando lo podemos hacer en la barra!- Sugería Ángela al llegar a la barra, donde ya María estaba esperándola que después de saludar a Vivian se fue con Gustavo.
...Ángela se puso a servir a las chicas que estaban en la barra que la felicitaron por su cumpleaños pasado… Mientras Vivian se fue con Pamela que llego hasta la barra y se la llevo con ella a bailar.
Después volvió a la barra y siguió platicando con Ángela, pero no hablaron nada sobre ellas, solo del negocio…
Así transcurrió esa noche, entre pláticas con Vivian sobre el negocio, y atendiendo la barra junto con Fabby…
Cuando por fin se cerró el Club, Ángela se fue a su casa… Y cuando llego vio que había varios regalos… Sonrió un poco recordando que algunas chicas le habían dicho que le habían mandado su regalo a su casa…
-Wow, sí que tengo admiradoras- se dijo- ¡Lastima de lo tonta que soy! - Se volvió a decir al pensar en Vivian.
Después vio un arreglo floral hermoso… Se acerco para leer la nota que traía y vio que se lo había mandado Vivian… Pensó en llamarla para agradecérselo, pero no lo hizo, mejor se subió a su cuarto, se tumbo en la cama y se quedo dormida…



...A unos días después de que Ángela y Vivian tuvieron la última plática; Ángela hablo con su abogado que se encargo de cerrar el negocio con Vivian… Ya solo estaba esperando que llegara el papeleo que hacia dueña a Vivian del Club y del Restaurante…
Y al parecer Paola y Karina iban a seguir trabajando en el restaurante… Fabby trabajaría en el Club, y María solo las ayudaría de vez en cuando ya que estaba embarazada y Gustavo no quería que se desvelara tanto por el bebe…
Ángela dejo de ir a Club por que se dedicaba por completo a sus estudios, porque el examen final se acercaba… Y aunque se ponía algo triste al no tener ya escusas para ver a Vivian, el estudio la ayudaba a superar esa tristeza.
Pasaba las noches estudiando, y aunque a veces le daban ganas de ir al Club a ver a Vivian, no lo hacía porque pensaba en que la iba a ver del lado de Pamela…
A Alexa le tuvo que decirle que ya no la amaba… Que ella era un lindo recuerdo en su vida, y así quería conservarlo.
-¿Amas a Vivian?- Le pregunto ese día Alexa.-Vamos dime la verdad Ángela- Le insistió Alexa.
-Si la amo Alexa… Más de lo que yo pensaba. Y aunque no sé si algún día podamos estar juntas, yo ya no quiero hacerme más tonta, perdiendo mí tiempo en relaciones que no me llevaran a nada.-Le dijo ese día Ángela, después salió de su casa y no ha vuelto a saber más de ella…
Y aunque le dolió un poco decirle eso a Alexa, Ángela sabía que tenía que ser sincera… Y ya no darle esperanzas de algo que ya no iba a pasar nunca.
Hoy se había pasado todo el día en la biblioteca estudiando como ya se le había hecho costumbre estas semanas… No se había dado cuenta de la hora hasta que Karina le toco la puerta.
-¡Vamos mujer, sal de esa ratonera! … Ya llevas muchas horas ahí encerrada…
Ángela, se levanto para abrir la puerta de la biblioteca. -¿Ratonera? Si que estás loca Karina. – Decía Ángela, observándola que estaba vestida de fiesta.- ¿Y a dónde vas ahora mujer?
-Pues vamos al Club. Paola y yo… ¿Quieres venir con nosotras?- Preguntaba Karina, tratando de alinear el pelo revuelto de Ángela.
-No, vayan ustedes y diviértanse por mi… Yo tengo mucho que estudiar.-Le contestaba Ángela regresándose al escritorio donde tenía un buen de libros…
-¡Vamos Ángela! Te estás volviendo ratón de biblioteca y eso me asusta… Al menos yo no conocía esa etapa de tu vida amiga hermosa.-Le decía Karina observando todos los libros que tenia amontonados.
-¡Pero qué chistosa eres eh! … Además ya es muy tarde y mira como ando, necesito bañarme y arreglarme hay no que flojera me da… Váyanse ustedes chicas yo iré otro día.-Le decía Ángela, abriendo su laptop para seguir escribiendo su trabajo.
-No. Nada de flojera mujer… Usted va ir con nosotras… El estudio tendrá que esperar para mañana… Ándale sube a bañarte, y a ponerte más bella de lo que eres que te espero, además Paola también se está arreglando así que hay mucho tiempo.-Le dijo Karina jalándola de la mano para que se levantara del sillón, y llevándosela para su cuarto…
Aun con protestas Ángela iba llegando al Club.
-¿Pero que estoy haciendo aquí?- Se preguntaba Ángela, que por primera vez se sentía incomoda en ese lugar donde por mucho tiempo fue su refugio. –Sentémonos en las mesas que esta a lado de la pista- sugería Ángela.
-¡Vamos Cariño! … ¿A quién le tienes miedo? –Preguntaba Paola, algo burlona…
-A nadie Paola… Sentémonos donde ustedes quieran pues. –Les dijo, algo enojada porque sabía bien que ellas entendían que no quería ver a Vivian.
-Ok, vamos a la barra… A mí en lo personal me gusta sentarme cerca de los tragos.- les dijo Karina que al ver que Ángela le hecho una mirada rara le dijo.
- No te espantes Ángela, como ves hay una de despedida de solteras así que Vivian andará tan ocupada que no creo que sienta tu presciencia.
-¡No te dijo que hoy andas de chistosita! … No tengo miedo a nadie y menos a Vivian. –Le dijo Ángela, caminando a la barra y sentándose en el lado donde estaba un poco más oscuro. Paola y Karina se rieron al ver lo que Ángela hiso… Ángela no le hiso caso solo saludo a Fabby y le pidió un whisky…
El antro estaba lleno, y era lógico siempre que había despedidas de solteras se llenaba a reventar… Ángela no había visto por ningún lado a Vivian… A la que si había visto era a Pamela que estaba atendiendo la barra con Fabby…
-Que cosas, parecen uña y mugre. –Decía Ángela al ver a Pamela atendiendo la barra.
Pero sintió el corazón latir a mil por hora cuando vio llegar a Vivian a la barra. Por un momento se quedo observándola, era increíble lo hermosa que se veía, un Ángel caído del cielo…
-¡No cabe duda que estoy idiotizada por esa mujer! – Exclamo Ángela, sacando un cigarrillo.
Después voltio la mirada al ver que Vivian miraba para donde ella estaba con Karina y Paola…
Cuando de reojo vio que Vivian se estaba acercando a Paola, ella se levanto y les dijo a las chicas que tenía que ir al baño, así que se alejo a prisa de la barra.
-¡Pero qué cobarde soy! –Se decía Ángela al entrar al baño. Se quedo por un largo tiempo en el baño después salió a fuera del Club a fumar… Ella no quería estar ahí adentro, en si no quería estar ni ahí afuera… Le molestaba ver a Vivian con Pamela. Se sentía tan estúpida al estar amando a alguien que tenía ya otra… Prefería estar entre tanto libros… Es como el viejo dicho, corazón que no ve, corazón que no siente…
-Yo que tu luchaba por el amor de esa mujer que está adentro.- Le dijo una voz que la hiso voltear algo aturdida.
-No te entiendo Gustavo… ¿De qué hablas?- Le decía Ángela tratando se parecer algo tonta.
-Tú y yo sabemos de los que hablo Ángela… Está más claro que nada, que tu amas a Vivian, y yo se que ella también te ama.-Le dijo abrazándola y haciendo que sentara con él en una pequeña banca que había.
-No, ella no me ama… Ella no es mujer de una sola mujer y lo dos ya habíamos hablado de eso te acuerdas. ¿?..-Decía Ángela sacando otro cigarro…
-Si me acuerdo de esa platica Ángela… Y me acuerdo que también te dije que la que te convenía era Alexa, y me equivoque…
-Nadie es perfecto Gustavo… Al menos yo no, ya ves que no suelo fijarme en mujeres buenas. –Pero eso ya es lo de menos… lo único que quiero es irme a mi casa… ¿Qué haces tú aquí? ¿Y María donde anda?
-María está bien, esta adentro. Pero no quiero hablar ahora de María, si no de ti Ángela, y déjame decirte que no se qué haiga entre Pamela y Vivian, pero no creo que sea algo serio, porque Vivian siempre pregunta por ti, y aunque no lo creas está muy al pendiente de lo que te pasa. Ah querido ir a verte a tu casa, pero tiene miedo que la rechaces como lo has venido haciendo hace tiempo.
-Si ya veo lo mucho que le importo, tanto que sigue al lado de Pamela, y me da coraje verla siempre con ella… Parecen uña y mugre, solo que no sabría decir quién es la mugre ahí… -Decía Ángela levantándose para sacar su celular de su pantalón quería llamarle a alguna persona para que fuera por ella, no quería estar más ahí.
-Pues lucha por ella, no seas tonta… Demuéstrale que la amas, no dejes que te quiten de nuevo a la persona que amas… Entiendo que es algo difícil para ustedes porque son las dos mujeres y como mujeres están siempre acostumbradas a que se les ruegue, pero bueno hagan una excepción, por el amor que se tienen…-Decía Gustavo, quitándole el celular a Ángela que no respingo por eso, ya que quedo atontada con las palabras de Gustavo… -No le vas a llamar a nadie, porque vamos a entrar de nuevo y vas a tratar de pasártela bien… Ya después yo te llevare a tu casa, pero eso es cuando María termine su turno…-Le volvió a decir Gustavo, que la tomo de la mano y entro con ella de nuevo al Club.


...Se acercaron a la barra donde estaba Paola y Karina que se sorprendieron al verla de nuevo llegar…
Ángela se sentó de nuevo en su lugar y le pidió a María un whisky…